Carta despedida Pablo Blázquez

Pablo Blázquez se despedía como presidente del CD Badajoz ante los medios de comunicación con estas emotivas palabras.

Dicen que el fútbol es lo más importante de las cosas menos importantes. En mi caso, echo la vista atrás y no ha sido así. He priorizado este “sueño”, este reto personal, por encima de muchas cosas, incluso de  las más valiosas, la amistad, la salud, la familia. Demasiadas ausencias, aún en ocasiones estando presente.

Nos pusimos al frente del club, junto mi fiel amigo Cholo,  en verano de 2014, cuando no había nada, cuando nadie quería. Con un solo fin, ayudar y arrimar el hombro para hacer un CD Badajoz más grande. Aportando cordura, mucho esfuerzo y como ha dicho alguna vez mi compañero Luis, canalizando el empuje de nuestra afición.

Teníamos claro (y hago un repaso de todas nuestras campañas de abonados) que “el Badajoz que queremos” “merecía nuestro esfuerzo”,  que esto “No solo era fútbol”, que el “gigante iba a despertar y a disfrutar”…y que “juntos seríamos invencibles”

En este tiempo creo haber aprendido de gestión, de finanzas, quizás también de fútbol pero sobre todo he aprendido sobre las personas.  Sobre la lealtad y la deslealtad.

Me voy orgulloso de la gente que ha hecho posible todo lo conseguido en estos 5 años. Principalmente agradecido a los miembros que han pasado por la junta directiva. Gracias a ellos el club en lo social ha tenido un crecimiento constante hasta llegar a cotas que hacía muchos muchos años que no se veían. El club, tal y como nos propusimos, está en la ciudad.

Gracias a todos ellos también, el club es institucionalmente respetado en toda España, con magníficas relaciones con Clubes, organismos o federaciones, valorado por la prensa… Al fin y al cabo, querido y admirado.

En lo deportivo, prometimos volver y volvimos. Cada año afrontando el difícil reto  de superar nuestros propios logros. De Valdehornillos (nuestro primer partido como directiva) a las Gaunas a jugar un playoff de ascenso a la LFP.

Con una cantera en plena ebullición volviendo a ser referencia en Extremadura, tal y como nos planteamos en su momento. Y una sección femenina que ha dado un salto espectacular.

Hemos recuperado símbolos, como nuestro querido Trofeo Ibérico, con 3 ediciones frente a equipos de primer nivel. Hemos creado nuestra asociación de veteranos, con la intención también de honrar nuestra historia.

No voy a concretar en nombres porque a buen seguro se olvidarían algunos. Me despediré una por una de las personas que nos han ayudado. Quizás ahora tenga tiempo para compartir una cerveza y una charla con ellos, me encantaría.

Gracias a todos los entrenadores, miembros de cuerpo técnico, cuerpo médico, utilleros, personal del club y jugadores que han pasado por aquí estos años. Todos han contribuido a hacernos un poco más grandes.

Gracias a la prensa por el excelente trato que nos habéis dado estos años. Sin forofismos pero con un respeto enorme hacia el club y hacia nosotros.

Decía que no iba a concretar nombres, pero hay uno que no puedo obviar y es el de mi mujer, Beatriz, gracias por haber comprendido y aguantado tanto estos años.

Por último, mi eterno agradecimiento a nuestra afición. Ellos son las alas de este Badajoz. De estos no me voy a despedir, pues paso a ser uno más de ellos, uno más de los que empujará al equipo allá donde el fútbol nos lleve, en campos de “tierra” o en lujosos estadios. Siempre fiel, siempre blanquinegro.

Vuestro presi, Pablo Blázquez.